Pasos Para Hacer Una Ensalada De Remolacha

Una rica ensalada de remolacha para el verano

Teniendo en cuenta que existen 3 tipos de remolachas, debemos saber que es fundamental su diferenciación a la hora de descubrir los beneficios y propiedades que aportan cada una desde un punto de vista nutricional. Y es que, generalmente, entre los beneficios de la remolacha más importante sin diferenciar entre los diversos tipos que existen y que podemos consumir en nuestra dieta diaria, destaca por ser un alimento especialmente rico en antioxidantes y en vitamina C.

En este sentido, y sobre esta virtud en especial, destaca sobretodo la variedad conocida como remolacha roja, una planta originaria de Europa y que sobretodo crece en Italia. Suele ser muy habitual que sea consumida en ensaladas, especialmente durante los meses de verano, gracias a su sabor y a su cierto poder refrescante. Los antioxidantes son interesantes dentro de una dieta sana y equilibrada, especialmente porque ayudan a reducir las consecuencias que los radicales libres ocasionan en nuestro organismo. Es rico en flavonoides, unos antioxidantes que destacan por ser un potente anticancerígeno, por lo que su ingestión regular dentro de una alimentación equilibrada ayuda a prevenir la aparición de cáncer. Aunque originalmente sea poco conocida por este beneficio, la remolacha roja también es interesante como protector frente a enfermedades cardiovasculares, sobretodo enfermedades del corazón.

ensalada de remolacha

Como de buen seguro sabrás, el hierro es un mineral fundamental para nuestro organismo, especialmente para mujeres con la menstruación o embarazadas, por ello, para aquellas mujeres que se encuentren en alguna de estos dos momentos, se aumente su consumo en remolacha roja. Tampoco podríamos menospreciar su contenido en fibra, lo que ayuda a prevenir el estreñimiento, uno de los trastornos intestinales y digestivos más comunes. No hay duda que la remolacha roja destaca porque es uno de los alimentos ricos en vitamina C, que más vitamina C aporta, gracias a su contenido en este micronutriente.

Nosotros siempre hablamos de la remolacha allá a dónde vamos y como explicar tantas propiedades nutricionales se nos hace largo, preferimos intentar convencer a la gente de su consumo por su alto contenido en betacaroteno y lo buen aliado que es para que nuestra melanina se active y acabemos el verano tan morenos como CR7.

Pasos para una ensalada de remolacha

Ingredientes ensalada de remolacha para 4 personas:

  • 4 remolachas medianas y parecidas en tamaño
  • 1 grande bien maduro
  • 1 puñado de tomates secos
  • 1/2 puñado de avellanas con piel
  • 2 dientes de ajo
  • queso feta
  • tomillo fresco
  • aceituna kalamata
  • menta fresca
  • vinagre de Jerez
  • orégano fresco
  • sal para moler
  • pimienta negra para moler
  • AOVE
  • PD: opcional poner una par de guindillas para la maceración del queso feta

Esta elaboración de una ensalada de remolacha es sencillísima. En primer lugar vamos a ponernos a elaborar el pesto rojo de tomates secos y avellanas, para lo cual debemos poner el horno pre-calentado a 170ºC y asar el tomate y los ajos. Una vez asados los pondremos en el vaso de robot de cocina y los trituraremos junto a los tomates secos, las avellanas, parte del orégano, sal, pimienta negra, AOVE y vinagre de Jerez. Reservamos en frío esta mezcla que nos saldrá de textura consistente.

En paralelo hemos debido tener cociendo las remolachas durante unos 25-30 minutos en abundante agua hirviendo. Una vez transcurrido este tiempo, sacamos del fuego, enfriamos, pelamos y cortamos en la modalidad de corte que más nos guste.

Mientras todo esto ocurre, podemos poner a una mano amiga a aderezar el queso feta. Para lo cuál debe cortarlo en pequeños cuadrados e introducirlos en un bote junto a las hierbas aromáticas, sal, pimienta negra en grano y molida, la guindillas en el caso de que hayamos decidido ponerla, (nosotros aconsejamos que si), las aceitunas y entonces cubrirlo de AOVE. Dejaremos reposar en cámara 24 horas hasta su consumo.

Una vez transcurrido este tiempo ponemos en una fuente el pesto al fondo, la remolacha sobre él y por último el queso feta. Aderezamos con parte del aceite de macerar el queso y algunas hojas frescas de menta y A GOZAR de las cosas bien hechas con esta sencilla ensalada de remolacha.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *